El Taekwon-Do

Un modo de vida. ¿Qué significa exactamente el Taekwon-Do?

Para presentarlo de modo sencillo, el Taekwon-Do es una versión de combate sin armas, establecida con un propósito de autodefensa. Sin embargo, el Taekwon-Do es más que esto. Es la utilización científica del cuerpo en el método de autodefensa; un cuerpo que ha adquirido el máximo de su rendimiento, a través de un entrenamiento intensivo, tanto físico como mental.

Es un arte marcial que no tiene igual en potencia o técnica. Como arte marcial, su disciplina, y entrenamiento técnico y mental son los morteros para construir un fuerte sentido de justicia, humildad y resolución. Es el acondicionamiento mental que marca la diferencia entre el verdadero practicante y el sensacionalista a quien solo le basta con dominar los aspectos combativos de este arte. Esta es una de las razones por las cuales se dice del Taekwon-Do que es un arte de defensa personal. También implica un cierto modo de pensar y vivir, particularmente instigando al concepto de un espíritu de estricta disciplina autoimpuesta y un ideal de noble rearme moral.

Entrenamiento Taekwondo ITF
Entrenamiento Taekwondo ITF

Su descripción precisa es casi un culto. Traducido literalmente “Tae” representa la acción de saltar o volar, golpear o destrozar con el pie. “Kwon” representa el puño, sobre todo para golpear o destruir con la mano o el puño. “Do” significa arte o camino, el modo correcto construido y establecido por los santos y los sabios del pasado. En conjunto “Taekwon-Do” indica el entrenamiento mental y las técnicas del combate sin armas para la autodefensa, implicando habilidad de los puños, patadas, bloqueos y las defensas con pies y manos desnudas para una destrucción rápida del adversario o de varios adversarios móviles. Mal empleado, el Taekwon-Do puede ser un arma mortal. Por eso, el entrenamiento mental debe insistir sobre la prevención de utilizarlo con malos fines. Por lo que respecta a las mujeres, sin duda encontrarán en el Taekwon-Do un arma inapreciable para enfrentar situaciones riesgosas. Son numerosos los casos donde las mujeres endebles se han protegido eficazmente, y solo pudieron actuar así por ser versadas en el arte de la defensa personal.

Las hazañas del Taekwon-Do son numerosas. Mencionar algunas de ellas seria probablemente pertinente: por ejemplo volar por encima de una motocicleta y su conductor o por encima de once personas en línea para atacar un blanco con el pie. Romper con un pie una tabla de madera espesa de una pulgada y puesta a una altura de tres metros, romper dos ladrillos con el canto de la mano, romper 7 u 8 tablas de madera de dos pulgadas de espesor con un solo golpe de puño. Atacar dos blancos con el mismo pie, sucesivamente mientras salta… Para el hombre de la calle, tales hazañas pueden parecer imposibles, pero para los estudiantes serios de Taekwon-Do y los que conocen este arte, es mas que común. Sin embargo es claro que no se le pedirá a quien domine este arte que haga cosas imposibles.

Posiblemente, alguien lo podría desafiar a que mate a un toro salvaje con sus manos. Sin embargo, es real que demostraciones de este tipo requieren una eficaz utilización de la fuerza mental que no se encuentra en formas físicas de combate. Un entrenamiento incesante es esencial para mantener una condición física excelente.

Durante el entrenamiento se utilizan todos los músculos del cuerpo humano. A partir de la utilización de sus músculos, será posible canalizar toda la potencia disponible generada por todas las contracciones musculares.

Será pues necesario liberar tal potencia hacia el blanco humano, especialmente donde se sitúan los puntos más vulnerables o vitales del adversario, y particularmente cuando el adversario está moviéndose. Es preciso recordar a los estudiantes de Taekwon-Do que este arte de autodefensa está especialmente destinado a reaccionar rápidamente contra un agresor en movimiento. La mayoría de las maniobras devastadoras en Taekwon-Do se basan especialmente sobre el impacto inicial del golpe agregándole una fuerza adicional ofrecida por el rebote de la parte móvil del cuerpo del adversario. De modo similar, utilizando la fuerza (momento) del adversario, el más leve empuje basta para romper el equilibrio del adversario y tirarlo.

En el caso de los estudiantes de Taekwon-Do que han practicado de modo constante o de los expertos mismos, no pierden tiempo en pensar, ya que tal reacción se ha convertido en reflejos condicionados. Por lo tanto, a través de este escrito, los lectores notarán que se insiste mucho sobre la necesidad de un entrenamiento regular a fin de dominar las técnicas de defensa o ataque. Las horas empleadas en el entrenamiento no son horas desperdiciadas seguramente, usted obtendrá una rica recompensa en forma de reacciones rápidas y golpes mortales que quizás salvarán su vida. Aunque se practique el Taekwon-Do por el sólo hecho de hacer ejercicios, el placer obtenido justificará el tiempo invertido. En calidad de ejercicio, es igualmente conveniente para viejos y jóvenes, mujeres y hombres.

LA RELACIÓN ESTUDIANTE-INSTRUCTOR

Aún hoy, en la Corea moderna, los valores confucionistas escondidos aparecen muy a menudo a través del velo de la sofisticación del siglo XX. El hijo que, implícitamente, sigue obedeciendo a sus padres durante toda su vida, es objeto de veneración cuando mueren sus padres. Esa obediencia y esa lealtad jamás desaparecerán.

Los coreanos han adquirido a partir de esos valores confucionistas, un profundo sentido del respeto por sus profesores. Esa relación siempre es importante. Un antiguo proverbio coreano dice: “El padre y la madre son los padres que me dieron a luz mientras que el profesor es el padre que me ha educado”. Es la razón por la cual un estudiante debe respetar a su profesor y a sus padres.

Así los lazos personales de lealtad y respeto con su profesor y sus padres están en la base de una estructura nacional y familiar. Tal como un sujeto debe ser humilde para con su rey, el rey debe respetar y ser leal para con su profesor, igualmente que Alejandro el Grande con Aristóteles. Aunque un padre ama a su hijo, jamás un padre puede a su vez ser su profesor. La relación padre/hijo es emocional y falto de objetividad. Sin esa objetividad, es casi imposible instituir y mantener un control absoluto del sistema de enseñanza.

Formación Taekwondo ITF

Un antiguo proverbio coreano afirma que “los padres pueden procrear niños pero no el sentido de sus vidas”. El desafío más grande y la recompensa más importante para un padre es poder proveer a su hijo la guía necesaria, de tal modo que pueda ser un miembro útil y respetado de la sociedad”.

Evidentemente, es la responsabilidad de los padres educar correctamente a su hijo para que incremente sus conocimientos e inculcar un buen sentido de la ética y la moralidad. Es a menudo imposible para los padres mismos, sin embargo, educar correctamente a sus hijos según las necesidades. Esto se debe al hecho que el padre duda a forzar la disciplina de su hijo de modo objetivo. Existe el temor subconsciente a crear un deterioro en sus relaciones.

Confucio decía “Deberíamos intercambiar los niños y educarlos por padres interesados”. Enseñar al niño de otro para llegar a ser una persona de buen carácter según los deseos de sus padres, es una gran responsabilidad. Para el estudiante, sus profesores ocupan una posición idéntica a la de sus padres. El antiguo dicho que pretende que rey, profesor y padre son uno e iguales, tiene cierta verdad.

Claro, debe existir un grado de amor y comprensión en todas las relaciones mencionadas más arriba, pero también debe existir un cierto grado de objetividad. Tal relación puede existir en Taekwon-Do. La responsabilidad que consiste en enseñar este arte se fundamenta en los instructores, cuya misión principal sería, enseñar a los estudiantes a ser física y mentalmente fuertes y ayudarles a constituir un mundo más pacífico.

Un instructor dedicado y sincero es, sin ninguna duda, una necesidad absoluta para un dojang. El dojang no puede crecer y madurar sin la presencia de estudiantes igualmente dedicados y sinceros. Así, el instructor y el estudiante tienen una parte de responsabilidad en la enseñanza recíproca, que no se puede pagar.

Los instructores y los estudiantes deben observar los puntos siguientes:

INSTRUCTORES: (Sabum)

  1. Jamás cansarse de enseñar. Un buen instructor puede enseñar en cualquier lugar, en cualquier tiempo y siempre debe estar listo para responder a las preguntas.
  2. Un instructor debe experimentar la necesidad de ver a sus estudiantes sobrepasarle. Es la máxima aspiración para el instructor. Un estudiante nunca debe ser retrasado en conocimiento. Si el instructor se da cuenta que su estudiante se ha desarrollado más allá de sus propias capacidades tiene que enviar al estudiante a un instructor de rango superior.
  3. Un instructor siempre debe demostrar el buen ejemplo a sus estudiantes y nunca tratar de defraudarlos.
  4. El desarrollo de los estudiantes debe tener preferencia sobre el comercialismo. Tan pronto como el instructor se interese por el materialismo solamente perderá el respeto de su estudiante.
  5. Los instructores deben enseñar de manera científica y teórica para ahorrar tiempo y energía.
  6. Los instructores deben ayudar a los estudiantes a desarrollar buenos contactos en el exterior de la sala de entrenamiento. El instructor debe encargarse del desarrollo del estudiante en el dojang así como fuera de él.
  7. Se debe estimular a los estudiantes para que visiten otros dojang y estudien otras técnicas. Los estudiantes a quienes se le niega la visita a otro dojang podrían revelarse. Permitir a los estudiantes que visiten otros gimnasios tiene dos ventajas, no sólo pueden observar técnicas que le convengan perfectamente, también tienen la oportunidad de aprender comparando sus técnicas con otras inferiores.
  8. Se debe tratar a todos los estudiantes igualmente. No deben existir preferidos. El estudiante siempre debe ser reprendido en privado y no frente al resto de la clase.
  9. Si el instructor no es capaz de responder a la pregunta de un estudiante, no debe inventar la respuesta sino admitir su ignorancia y tratar de encontrar la respuesta lo más pronto posible. Muy a menudo, un cinturón negro de grado inferior responde de modo ilógico a sus estudiantes, sólo porque tiene miedo de perder su prestigio al admitir su ignorancia.
  10. El instructor no debe pedir favores particulares a sus estudiantes, como limpiar su casa, reparar sus objetos, etc.
  11. El instructor no debe explotar a sus estudiantes. El único objetivo de un instructor es producir estudiantes de perfecto nivel técnico y mental.
  12. Siempre debe ser honrado con sus estudiantes y nunca debe quebrar su confianza.
Formación Taekwondo ITF

ESTUDIANTES (Jeja)

  1. Nunca cansarse de estudiar. Un buen estudiante puede aprender en cualquier lugar, en cualquier tiempo. Es el secreto del conocimiento.
  2. Un buen estudiante debe tener la voluntad de dedicarse para su arte y su instructor. Muchos estudiantes piensan que su entrenamiento es un servicio que compran en cuotas y no quieren participar en las demostraciones, la enseñanza y las obras alrededor del dojang. Un instructor puede otorgarse el derecho de dejar este tipo de estudiante.
  3. Siempre mostrar el buen ejemplo para con los estudiantes de rango inferior. Naturalmente ellos tratarán de imitar a los estudiantes seniors.
  4. Siempre ser leal y nunca criticar a su instructor, al Taekwon-Do, o a los métodos de enseñanza.
  5. Cuando el instructor enseña una técnica, tiene que practicarla y tratar de utilizarla.
  6. Recordar que el comportamiento de un estudiiante fuera del dojang refleja al arte y a su instructor.
  7. Cuando un estudiante adopta una técnica de otro dojang desaprobada por el instructor, el estudiante tiene que dejarla inmediatamente o ir a entrenarse donde aprendió esa técnica.
  8. Nunca faltarle el respeto a su instructor. Aunque un estudiante tiene derecho de no estar de acuerdo con su instructor, primero debe seguir las directivas y discutir el asunto después.
  9. Un estudiante siempre tiene que tener la voluntad de aprender y hacer preguntas.
  10. Nunca traicionar a su instructor.

¿Necesita más información?

Llámenos al 671 69 83 86 o envie un Whatsapp para más información.

También puede utilizar este formulario para pedir más información sobre nuestros servicios.

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido